Logo de Turisme de L'Hospitalet de l'Infant y la Vall de Llors

El territorio que define en la actualidad el municipio de Vandellòs y l’Hospitalet de l’Infant ha sido ocupado a lo largo de los siglos por diferentes civilizaciones. Prueba de ello es la existencia de diferentes yacimientos arqueológicos encontrados en el municipio como las pinturas rupestres, realizadas con la técnica pictórica levantina y datadas entre el séptimo y el segundo milenio antes de Cristo.

 

La civilización ibérica se desarrolló en el este de la Península ibérica, entre los siglos VII y I a.C., y varios asentamientos dejan constancia de su presencia en nuestro municipio.

 

El establecimiento de la civilización romana en este lugar es claro,  teniendo en cuenta que esta zona era atravesada por diferentes vías de comunicación romanas. Es una hipótesis el establecimiento del pueblo romano Oleastrum en l’Hospitalet de l’Infant, el cual es descrito en algunas fuentes clásicas como la primera parada de la Vía Augusta después de salir de Tarraco (Tarragona) dirección a Dertosa (Tortosa).

 

Durante el período final de la ocupación romana se inicia una época de invasiones por parte de pueblos extranjeros, como los visigodos, generando inestabilidad social. Finalmente, la invasión musulmana de la Península Ibérica, a principios del siglo VIII, puso fin a la monarquía visigótica. La ocupación musulmana se prolongó hasta el siglo XII.

 

Ramón Berenguer IV, junto con Alfonso II, fueron los artífices de la reconquista de los últimos reductos musulmanes en estas comarcas. Los territorios reconquistados pasaban a formar parte de la Corona Catalana organizándose en jurisdicciones señoriales las cuales se cedían a nobles y militares que habían sido fieles a la Corona.

En el año 1953, el Conde de Barcelona, Ramón Berenguer IV, cedió a Guillermo de Castellvell el territorio señorial conocido como la baronía de Entença, de la cual Vandellòs formaba parte.         

 

Guillermo de Castellvell tuvo tres hijos, y fue el primogénito Alberto de Castellvell el II, señor de la baronía quien, en el año 1191, junto con Arnau de Fonollar determinó en una carta de población los límites de Vandellòs. Fue Ramón de Riudoms el promotor de la repoblación, el cual tenía que llevar una serie de pobladores para que habitasen, arraigasen y se estableciesen en estas tierras.

 

Alberto de Castellvell no regresa de las cruzadas y es a partir de aquí cuando empieza el linaje de los Entença, destacando Berenguer de Entença, el cual llevó a cabo la repoblación meridional del municipio con la carta de población del Coll de Balaguer, establecida en el año 1276.

 

Fue el hermano de Berenguer, Guillermo, quien heredó los territorios y en 1304 inició la repoblación de la zona de l’Hospitalet de l’Infant. En el año 1346 Pedro, el infante, hijo de Jaume II d'Aragó "El Just" y Blanca de Anjou, inició la construcción de un hospital para pobres a pie de carretera, en la zona costera, facilitando la repoblación de este lugar.

 

La situación geográfica del municipio, entre las tierras del Ebro, el Campo de Tarragona y las comarcas interiores, ha permitido a lo largo de los años que los habitantes de estas tierras estableciesen contacto con otras culturas creando rutas de intercambio de mercancías y personas.

 

Durante el siglo XIX, se sucede un período de guerras, de las cuales los habitantes del municipio sufrieron las consecuencias, sumiendo a la población en un período de inestabilidad y bajo crecimiento social y económico.

 

Es a principios del siglo XX cuando los diferentes núcleos, excepto l’Hospitalet de l’Infant, asumen su máximo número de habitantes gracias al momento álgido que se vivía en el mundo agrícola. Pero, es a partir del cambio de siglo cuando, por diferentes causas, entre ellas la plaga de la filoxera que acabó con gran parte de los cultivos de viña, se produce un vacío de los núcleos interiores más pequeños (Fatxes, Castelló, Masdevalentí, Gavadá, Remullá, etc.), a favor de los costeros o los situados al lado de alguna vía de comunicación.

 

Uno de los aspectos más destacados del último cuarto del siglo XX en l’Hospitalet de l’Infant y Vandellòs, fue la llegada de turistas venidos de todas partes, cosa que provocó una importante demanda de servicios, desarrollándose entonces un sector terciario bastante potente. El desarrollo del sector turístico durante los años setenta y ochenta representó un impulso muy importante en la economía municipal,  empuje que actualmente todavía perdura.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   Enviar

¿Quieres recibir nuestra agenda semanal?

Logo del Ajuntament de Vandellòs y l'Hospitalet de l'Infant Logo de TURESPAÑA Logo de Turismo de la Costa Daurada Logo de la Agencia Catalana de Turismo Logo de Catalunya Turisme Logo de Port Aventura Enlace a la guia Bluetooth